martes, 22 de marzo de 2011

Murió Knut, la polémica continúa

La relación del hombre con los animales salvajes es un tema que ha generado polémica desde el principio en cuanto a la existencia de los zoológicos, mientras algunos sostienen que es obligación del hombre cuidar de los animales que han perdido a sus padres, otros claman que no debe el hombre brindar una vida miserable y no natural a un animal bajo el pretexto de protegerlo, el caso de Knut, el más famoso oso polar en cautiverio vuelve a poner el debate en la mesa.

Knut, 2006 - 2011

Knut nació en el Zoológico de Berlin en diciembre del 2006 y fué rechazado por su madre, esto hizo que fuera puesto en una encubadora y criado por seres humanos desde un principio, al crecer se convirtió en una celebridad al grado de salir junto a Leonardo DiCaprio en la portada de la revista Vanity Fair. Esta fama se debe originalmente a la serie de eventos que desencadenó una declaración del activista Frank Albretch donde mencionaba que sería mejor que Knut muriera antes que humillarlo al criarlo como un animal doméstico.

Estas declaraciones levantaron un oleada de reacciones a favor de la vida de Knut, manifestaciones de niños frente al zoológico y miles de cartas y correos electrónicos pidiendo que le dejaran vivir convirtieron al pequeño oso en una estrella, conforme Knut crecía, sus cuidadores intentaron hacer un poco menos popular al oso, pues consideraban que este debía convivir con otros osos y no con humanos.

Desafortunadamente murió el 19 de marzo del 2011, nuevamente rodeado por el cariño de cientos de berlineses que llegaron con flores al zoológico para despedir a su animal favorito, la parte triste de esto es que, mientras los osos polares llegan a vivir una treintena de años, Knut sólo vivió hasta los 4 años y tres meses.

Tras la muerte de Knut, llegaron cientos de niños con su ofrenda
Ian Redmond, consultor de la fundación Born Free, nos da sus impresiones acerca del problema ético de dejar que un animal viva fuera de su ambiente y condiciones naturales.

"Esto parece subrayar la dicotomía que existe entre la gente que ama este oso polar único y aquellos a quienes les preocupan los osos polares como especie. A medida que nacen generaciones de especímenes en cautiverio en los zoológicos, el comportamiento se separa más y más de los osos polares en su ambiente natural. Uno está eliminando los únicos rasgos que permiten que sobreviva en el medio ambiente natural. ¿Qué sentido tiene esto? Si uno quiere ositos de peluche, estamos hablando de mercancías".

¿Tú que opinas?, ¿Debemos dejarnos llevar por el afecto y cuidar un animal abandonado?, ¿o debemos proteger su medio ambiente y dejarlos vivir allí?

Lo vi en | BBC Mundo

Ĝis revido!