domingo, 14 de agosto de 2011

Misantropía antitaurina: odiar en nombre del amor, por Mauricio-José Schwarz

Ultimamente las redes sociales son un muestrario de causas sociales que están muy en boga, uno de los más mentados es el que anima a juntar un millón de firmas para prohibir la corrida [sic] de toros en el mundo.


Sin importar que dicha causa carezca por completo de sustento legal, pues no menciona quien o quienes harán uso de dichas firmas —sólo se alude a un "congresista mundial"— para prohibir las corridas, es de algún modo, conmovedora la respuesta hacia estas iniciativas (al momento de escribir esto lleva 809,972 firmas), pues nos habla de la preocupación que hay por evitar el sufrimiento innecesario de un animal. Pero hay un aspecto preocupante que no todos llegan a notar, y es la respuesta cargada de odio que se puede encontrar hacia quienes realizan o gustan de esta actividad.

Reproduzco un ejemplo de esta clase de respuestas, si necesitan otro, aquí lo tienen. Disculpen por ocultar el nombre de quienes emiten esta clase de opiniones, pero no se trata de iniciar una flamewar contra nadie.

Uno de mis blogs favoritos es sin duda el de Mauricio-José Schwarz, El Retorno de los Charlatanes, con una visión laica y critica, su autor expone su opinión sobre diversos temas, entre ellos, el que hoy nos ocupa, pueden verlo siguiendo este enlace.

No es la primera vez que tratamos el tema en La Madriguera, hubo otro enlace recomendado al respecto.

Esperamos que estos dos puntos de vista abran un poco tu mente acerca de la realidad sobre este tema que no puede ser etiquetado solamente como "bueno" o "malo".