domingo, 8 de mayo de 2011

Up, ¿es eso posible?

En alguna ocasión, mi amiga Yuls me preguntó si era posible que una persona se elevara con la ayuda de simples globos con helio, eso me llevó a sumergirme un poco en el universo de la internet y hallé un grupo de personas que se dedican precisamente a eso.


Resulta que esa actividad es un deporte tan popular como el paracaidismo o volar en parapente que tiene muchos adeptos y que tiene por nombre Cluster Ballooning en donde una persona se ata un arnés similar al de los paracaidistas y se eleva del suelo gracias a un racimo de globos unido a dicho arnés.

Esta actividad fué creada por John Ninomiya, piloto estadounidense de globos aerostáticos. Ninomiya ha efectuado 32 vuelos de este modo y ha alcanzado la altura récord de 6,500 metros. Para elevarse del suelo, se necesitan entre 40 y 120 globos con 226 metros cúbicos de helio. Este volumen es necesario para levantar unos 80 kilos de peso más los 80 kilos del lastre y los 54 kilos del instrumental para permanecer en el cielo.
Pero, vayamos un poco más allá, ¿recuerdan la película de Pixar Up? pues resulta que gracias a los chicos de National Geographic, ahora sabemos que es posible —al menos en parte— elevar una casa con un arreglo de globos de colores.


Con la ayuda de un equipo de científicos, ingenieros, y un par de experimentados pilotos de globos fué posible elevar una casa construida especialmente para la ocasión hasta casi tres mil metros por espacio de una hora.

Cabe mencionar que la casa no estaba amueblada y los globos no eran globos ordinario de feria, sino globos meteorológicos llenos de helio, 300 de ellos para ser más precisos. La casa se convirtió en el objeto más grande que ha logrado volar sólo con ayuda de globos.

Es increible a lo que puede llegarse con sólo una pregunta inicial, ¿te animarías?

¿Quieres saber más? Sitio oficial de John Ninomiya
                                National Geographic Blog