martes, 17 de mayo de 2011

Hacer esperar, ¿Qué tanto es correcto?

Hace algún tiempo, caminando por ahí vi a una chica sentada enfrente de un edificio con un evidente gesto de desesperación y que consultaba constantemente su reloj y su celular, resultaba obvio que esperaba a alguien que no sólo se había retrasado, sino que ni siquiera había tenido la cortesía de avisar. Entré a una tienda de discos buscando uno en particular, y cuando salí alrededor de una hora después, vi asombrado y molesto a la vez que aquella chica seguía sentada en donde la había dejado, ¿les suena conocido?, ¿les ha pasado alguna vez?.


Existen muchas leyendas acerca de la impuntualidad, una de las más difundidas asegura que llegar tarde a una fiesta o una boda brindan un toque de distinción, nada está más alejado de la realidad, no es elegante ni educado llegar tarde a ninguna parte.

Así como se tiene la obligación de llegar a tiempo a una cita, también debe tenerse la consideración de esperar a alguien que se ha retrasado, pero dicha espera tiene un limite aceptable, las normas de Protocolo establecen un máximo de 15 minutos después de la hora acordada, en caso de rebasar ese tiempo, se tiene la obligación de avisar, indicando a la persona que espera un tiempo aproximado para nuestra llegada, eso es un detalle de consideración, y sirve para evitar que espere innecesariamente, como el caso de la chica que mencioné al principio, bien pudo entrar a la tienda de discos y no aburrirse inutilmente esperando por un... sujeto que debía llegar a determinada hora.

Ahora bien, es descortés llegar muy tarde, pero también lo es llegar demasiado temprano, uno debe procurar llegar alrededor de 5 minutos antes de la hora fijada, esto es porque nuestro anfitrión o quien nos espera puede estar atendiendo otros asuntos y no es correcto hacerle interrumpir dichos asuntos para atendernos.

Llegar temprano sólo es aceptable en caso de ser uno el anfitrión, en una comida por ejemplo, ya sea en casa o en un restaurante hay que llegar antes para recibir a los invitados que van llegando. Y ya que estamos en el tema de las fiestas debes saber que antes de iniciar la comida se da un tiempo de cortesía enmascarado como un aperitivo para esperar a quienes llegan con retraso, procura respetar ese tiempo y llegar a tiempo, hará que se tenga una mejor percepción de ti, en lugar de llegar tarde a todas partes como signo de "distinción".

Una cosa más, la impuntualidad sólo debe existir bajo una justificación razonable y esta debe ser expuesta sólo al anfitrion o la persona que aguarda, no expliques tu falta a todo el mundo.

Así que, si acostumbras llegar tarde será mejor que cambies eso, no es de ninguna manera distinguido ni "chic" ser impuntual, no te gustaría que te hicieran esperar a lo tonto, ¿o si?.

Ĝis revido!